Seņora Isabel Aylwin




“Dirigir esta corporación es por cierto un tremendo desafío pero mucho más allá de ello, un inmenso
privilegio, porque nos permite aportar directamente a quienes mañana pueden construir un mejor país.
Todos los niños merecen una buena educación, todos deben tener oportunidades, y yo me siento feliz
aportando mi granito de arena para que así sea”.